LETRAS PARA MAESTROS

LAS COSAS QUE UNO CONTARA

Pucha Don si le contara, 
las cosas que nunca dije,
la que este profe muy triste, 
ha visto en su camino;
desde comer basura un niño,
a un rancho de barro y paja,
de madera y cartón las casas,
con pies descalzos al frío, 
donde pasar hambre me animo…
a decir que siempre pasa.
A veces uno se calla,
por no pecar de atrevido,
aunque vea al gurí chiquito,
todo abichao’ y en su cara,
vea la inocencia robada
y piense pa` si ‘pobrecito’.
Allí donde no va el político,
a veces no hay ‘luz’ ni agua, 
donde una niña amamanta
y no es jugando, es su hijo,
donde fumando un ‘porrito’,
se ve una criatura sentada,
tal vez ni los trece (años) alcanza,
pero ya conoce el delito.
Y aunque no quiera gritar… grito,
pero siempre a mi voz la callan,
los que llevando dos chapas
creen que mucho se hizo,
y a mi se me mueren niños,
porque la pobreza mata.

Julio Manuel Pereyra

DIA INTERNACIONAL DEL DOCENTE
(UNESCO)
A los Sembradores de Abecedario

DOCENTE
Maestro yo se que soy un gurí pobre,
Si usted llegara aun así a quererme,
Quizas asi pudiera comprenderme
Que usted es mi única esperanza.
Yo vengo, de un ranchito allá lo lejos,
Mi castillo es de cartón y chapa, 
Y aunque mi pilcha no sea tan buena,
Lo sucio es mi carita no mi alma.
Maestro, en usted están mis sueños,
Maestro, enseñeme lo que me falta.
Perdone si en mi inocencia no soy bueno,
Asi, como usted de mi esperaba,
Es que a veces yo se que no comprendo
Que son otros los valores en mi casa.
Si me enseña lo habrá logrado todo, 
Sacarme de la miseria de la ignorancia,
Tal vez darle a mi vida un motivo
Distinto al que mi desgracia condenaba.
Maestro, yo no tengo dinero,
Pero si mil besos hilos de baba,
Para agradecer lo que por mi ha hecho,
Cuando el resto a mi me despreciaba.
Maestro, algun dia me vera ser hombre bueno,
Y será feliz si recordara,
Que usted me devolvió la decencia
Y la dignidad que otros me robaban.

Prof. Julio Manuel Pereyra

PERDÓN DON

No se asuste don que yo no muerdo,
apenas soy un niño en la pobreza, 
yo no elijo vivir en el calvario
que a veces nos causa la miseria.
Deme un beso don que no contagio,
más que mi ternura y un poco de inocencia,
uste’ cree que yo quiero su limosna,
y yo tan solo pido su conciencia.

Venga, lo invito a mi rancho
humilde, de cartón y un poco de madera,
pero con un corazón grande, inmenso,
de ese que no compran las monedas.
Ya sé que no conozco de marcas,
las únicas están sobre mi piel morena,
el valor de mi cosas no tiene precio,
no se pagan ni en cuotas ni tarjetas.
Yo vivo en un mundo diferente,
donde muchas cosas sé me son ajenas,
sé que vivo en la ignorancia,
pero uste’ ignora mis problemas.

No me juzgue don por mi carita sucia,
eso es solo apariencia,
no soy malandra tampoco soy malevo,
porque a veces me falte el pan sobre la mesa.
Yo no pido me dé lo que le sobra,
no pido me dé de su asistencia,
solo pido que al verme por la calle
no volteé para no verme su cabeza.

Yo sé está ocupado en su trabajo,
ya sé lo preocupan ya sus cuentas,
pero no piense mi papás son unos vagos
porque buscan trabajo y no lo encuentran.
Si mañana caminando por la calle,
uste’ me ve estirando la mano en la vereda,
no ponga un billete en mi mano,
mejor tómela 
y lléveme a la escuela,
mejor piense porqué nos pasa ésto,
y por que la sociedad hoy solo nos condena.

Julio Manuel Pereyra

CAMINOS DE TIZA

Yo solo quiero soñar
Que el pueblo tendrá conciencia,
Que donde hay una escuela
Hay esperanza y hay más,
Y que no se puede dejar
Que los niños no aprendan.
Es que no hay patria ni meta
que se pueda alcanzar
Sin tener que educar
Y evitar la indiferencia,
Pues quien vive en la pobreza
Solo puede heredar,
El sueño de estudiar
Y así salir de su condena.
Primero la panza llena,
Y con ella la dignidad,
Esa que al prejuicio social
A veces le es ajena,
Pues dejamos la miseria
Les robe su humanidad,
Y después podamos culpar
Al otro por sus problemas.
Por eso sueño educar,
Y ando fundando escuelas,
Pues creo es cosa buena’,
Eso de ir a ayudar,
Por que sé pa’ protestar
Sobran bocas que envenenan,
Pues mucho estiran la lengua
Sin sus manos ensuciar,
Por que no hay conciencia social
Solo lástima y pena;
Pocos son que se desvelan
Pensando en los demás,
Muchos prefieren chusmear,
Y si algo es cosa cierta,
Hablan mal o cierran puertas
Sino hay redito electoral,
Y pobre el que se atreva a mostrar,
Los dolores de esta tierra.

Julio Manuel Pereyra

FELIZ DÍA DEL PROFESOR (Arg.)

Corazón de tiza… 
perdido entre libros y cuadernos,
detrás un pizarrón tus sueños…
detrás de un lápiz tus letras;
no importa que disciplina enseñas,
pues sabes tu alma educa,
y sé en tus clases nunca,
falta tu pasión, tu esencia,
ese amor que demuestras
dando Historia o sumas,
para que cada uno que estudia,
encuentre en ti la conciencia
esa que con tu saber piensa
y escribe cultura en tu pluma.

Prof. Julio Manuel Pereyra

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s